Historia ansilta

Comenzamos en 1980 en San Juan, Argentina, con el único objetivo de proveer al montañista de elementos para la actividad, confeccionando indumentaria técnica de montaña, y con el convencimiento que la constancia, el esfuerzo y el compromiso con el producto, nos darían resultados que compensarían nuestro empeño. Y así nos encontramos hoy, en permanente crecimiento, y con la capacidad de innovación y diseño necesaria para el desarrollo y producción de indumentaria técnica especifica para responder en situaciones y ambientes extremos.
 
 
Nuestros Logros

- Somos la primera empresa Argentina en termosellar las costuras en prendas impermeables.
- Tenemos la licencia para producir con todas las telas de Polartec®.
Única empresa de América del Sur licenciada por W.L.Gore Associates para fabricar prendas con la prestigiosa tela Gore-Tex®. 
Empresas reconocidas mundialmente que no solo nos han provisto de la materia prima sino también los conocimientos necesarios para desarrollar productos altamente técnicos y con estrictas normas de calidad y seguridad especiales para grandes desafíos. Unido a esto estudiamos detallada y minuciosamente cada modelo para lograr diseños simples pero técnicamente incomparables cuando las exigencias de cada disciplina lo requiere, en ello contribuyen los mejores deportistas argentinos con su asesoramiento, sugerencias y probando en condiciones extremas cada prenda antes de ser lanzada al mercado asegurando la optimización de todos los aspectos que definen y sintetizan a nuestras prendas: funcionalidad, durabilidad, confort y estética.

 
¿Por qué nos llamamos Ansilta?
Si tu aventura te lleva a un pueblo llamado Barreal, al pie de la cordillera de Los Andes, en San Juan, Argentina, podrás ver un majestuoso escenario de 7 cumbres que constituyen la cordillera de Ansilta. Hábitat natural donde hace aproximadamente dos mil años, se desarrollo un excelente grupo aborigen con temple de acero para sobrevivir en una región con condiciones adversas para el ser humano… etnia al cual hoy se lo designa como “la cultura de ansilta”, cultura que, como a la montaña…honramos.